Seleccionar página

 

Esta pregunta nos la solemos hacer muy pocas veces, ya que parece que no nos pueda influir en nuestro sueño o en nuestra salud. Hoy te traemos unos datos muy curiosos acerca de las distintas posiciones que realizamos al dormir.

 

Dormir boca arriba:

Esta postura es quizá una posición natural, cómoda y relajante para muchas personas, puesto que tiene la ventaja de que nuestro estómago queda por debajo del esófago, lo que evita la acidez y el reflujo. Además la columna vertebral descansará más relajada y en su posición natural. Tampoco tendremos ninguna presión sobre la cara, por lo tanto no se nos desarrollaran arrugas debido a la presión de nuestra cabeza contra la almohada.

Los inconvenientes de dormir boca arriba es que puede propiciar el ronquido, ya que al  dormir en esta posición  se dificulta el paso del aire por nuestras vías respiratorias. Es en este caso que para evitar los ronquidos deberemos de dormir con una almohada más firme y alta, como nuestro modelo de almohada de fibra que le ofrecemos en nuestra web, Almohada fibra tacto pluma una almohada ideal tanto para las personas que duermen boca arriba como de lado. De este modo la cabeza quedará un poco más alta que el cuerpo y nos ayudará a mejorar nuestra respiración evitando así ronquidos y ayudando a relajar la presión de nuestro peso sobre las cervicales.

 

Dormir de lado:

Quienes suelen dormir de lado suelen tener las zonas lumbares más relajadas. Según los expertos dormir de lado es la mejor posición para dormir, sin importar si duermes del lado derecho o del izquierdo (incluso las embarazadas de les recomienda dormir en esta posición, de esta forma ayudan a mejorar la formación del feto y a la irrigación sanguínea de este).

Los inconvenientes de dormir de lado es que para las mujeres por ejemplo; puede agravar o provocar flacidez en sus pechos.

 

Dormir boca abajo:

Dormir boca abajo es una postura de las más perjudiciales para nuestro cuerpo, aquí te vamos a indicar las razones:

En primer lugar nuestra cara queda aplastada contra la almohada lo que provoca una agravación de las arrugas y poca luminosidad de la cara. También es una posición muy mala para nuestro cuello, ya que lo estamos obligando a torsionarlo de tal manera que en un futuro podamos tener problemas de dolores cervicales o dolores crónicos. Por eso si solemos dormir en esta posición; siempre se recomendará dormir con una almohada de firmeza baja y que sea blanda, para ayudarte a tener el cuello y la cabeza a nivel del cuerpo y que descanse bien nuestras cervicales. Otro gran inconveniente es que al dormir boca abajo estamos sometiendo una gran presión a nuestro estómago y pecho, impidiendo una respiración fluida y impidiendo una correcta digestión del estómago. Así que si duermes en esta posición también necesitaras un colchón adaptable pero firme, nunca un colchón blando, puesto que este te impedirá moverte bien en la cama creándote más puntos de presión sobre tu cuerpo.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies